La danza clásica es una disciplina muy completa que aporta múltiples beneficios a todas las edades. Estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio, favorece la eliminación de grasa y contribuye a corregir malas posturas y a ganar elasticidad. Además ejercita la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio, y colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna. Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad  y a la expresión corporal, el oído y la memoria. Mejora el equilibrio y los reflejos y combate la obesidad.

Uno de los beneficios más importantes de la danza clásica es que ayuda a corregir problemas como el “pie plano” ya que las posiciones que adopta el pie con esta práctica, la mayor parte del tiempo arqueado, pueden hacer que poco a poco se corrija el defecto y ayuda a superar cada día enfermedades degenerativas neuromusculares y de huesos.

Ayuda a la socialización de los más tímidos mejorando el autoestima y reduciendo síntomas del estrés o ansiedad.

Para más información, contacta con nosotros!