La música es algo que tiene la habilidad de cambiarnos el estado de ánimo de un segundo para otro. Esta puede influir directamente en nuestro humor o hasta en nuestra manera de pensar. Tocar un instrumento como la batería puede beneficiar a nuestro cuerpo de distintas maneras.

Tocar la batería mejora la coordinación, desarrolla la inteligencia, hace que nos sintamos bien ya que en la práctica con la batería descargamos todo nuestro estrés y liberamos adrenalina y esto puede desencadenar en un cambio positivo en nuestro estado de ánimo. Además desarrolla habilidades creativas, es una buena forma de hacer ejercicio y mejora los reflejos.

Las clases de batería son a partir de los 14 años, son clases particulares, donde el profesor trabaja con cada alumno/a una sesión por semana con duración de una hora.

Prepara tus baquetas y vente a clases de batería!