Cada día son más las personas que se animan a aprender música y es que está comprobado científicamente que tocar un instrumento como el bajo eléctrico tiene grandes beneficios para la salud. La relación entre la música y el cerebro es beneficiosa ya que simplemente escuchando música se activan en nuestro cerebro varias zonas a la vez, por esto cada vez más los neurólogos y psicobiologos se interesan más por el cerebro bien aprovechado de los músicos.  Y es que aprendiendo a tocar el bajo eléctrico conlleva un funcionamiento mental creativo que puede amplificarse mediante ejercicios y práctica. Podrás desarrollar tu potencial creativo para conseguir mayores éxitos en diferentes campos y una vida más plena.

Las clases de bajo son a partir de los 14 años, son clases particulares, donde el profesor trabaja con cada alumno/a una sesión por semana con duración de una hora.

¿Necesitas más razones para aprender a tocar el bajo? Anímate y únete a nuestras clases!