Las danzas africanas son formas de danza indígena practicadas por los pueblos de los países del continente africano (sub-sahariano) dentro de un determinado contexto social o religioso para el entretenimiento o como forma de arte coreografiado. Las variedades de estilos de África son tan numerosas como los grupos sociales de los países del continente. El papel de la danza es ser vehículo de expresión o comunicación social o espiritual. En África el bailarín es más que un intérprete, el bailarín es además un maestro, un historiador, un portavoz social, un sacerdote, un médium espiritual, un curandero y un contador de historias.

En buena medida las danzas africanas son reconocidas por ser dinámicas y técnicas, además le aporta mucho movimiento al cuerpo y beneficios a los alumnos, como por ejemplo canalizar el estrés, sentirse libre y relajado y eliminar toxinas debido a que se suda en exceso.  Es un tipo de baile reconocido por su tono enérgico, movimientos un tanto bruscos, una amplia estimulación del cuerpo con todos sus músculos y en general una gran cantidad de desplazamientos que se ejecutan en cortos periodos de tiempo.

Si quieres probar algo diferente, esta es tu mejor opción!