Ya seas un niño, un adolescente o un adulto, es innegable que la música aporta muchos beneficios.  Muchas investigaciones han demostrado que las actividades relacionadas con la música activan distintos sectores del cerebro que permiten un desarrollo de la estructura del pensamiento. Escuchar música es muy beneficioso e incluso relajante,  y tocar un instrumento musical está asociado a otros campos de conocimiento como las matemáticas o la lectura: aprender música implica realizar cálculos matemáticos y aprender a leer mejor.

Aprender a tocar la guitarra mejora la concentración, proporciona disciplina e inculca valores, agudiza el oído y además tomando clases, ya sea con un profesor particular o en grupo con otros guitarristas principiantes, ayuda a fortalecer y a mejorar la capacidad para escuchar. Tomar clases de guitarra implica aprender a ser responsable y a mejorar  la creatividad y el sentido crítico y potencia la expresión de emociones.

Las clases de guitarra de nuestra escuela son particulares, donde el profesor trabaja con cada alumno/a una sesión por semana con duración de 40 minutos (de 8 a 11 años) y  con duración de 1 hora ( a partir de 11 años).

Aprende a acompañarte en tus canciones con la guitarra, únete a nuestras clases!